La tarjeta roja a Jonas

lunes, junio 03, 2013

El sábado pasado tuvo lugar una jugada que, entre otras cosas, provocó que el Valencia el año que viene no juegue Champions. Una jugada que me viene a la cabeza una y otra vez, y que me cabrea bastante. Es esta:


Y no me viene a la cabeza porque el Valencia perdiese. Ni porque el año que viene no juegue Champions. Me viene a la cabeza porque es una jugada injusta, mal pitada, y que refleja muchos de los males del fútbol, y casi por ende, de la humanidad.

Está mal pitada porque eso no es roja en la vida. Un forcejeo por un balón que se va a un lateral del campo, que no es una jugada limpia, ni manifiesta de peligro de ningún tipo. En Inglaterra (y en muchos otros lugares / situaciones ) seguramente no sería ni falta. Es injusta porque si aún lo hubiera hecho un jugador de estos violentos, con fama de leñeros, pues dices "es que ya lleva varias". Pero no, lo ha hecho Jonas, un tipo que si lo ves de paisano no parece jugador de fútbol, uno de esos brasileños creyentes que, salvo que tengan un mal día, no dan una mala patada. Y en una jugada donde, básicamente, no ha hecho nada, va y lo tiran a la calle. Y refleja males del fútbol y de la humanidad porque el que se va al suelo, que a fin de cuentas es un compañero de profesión del otro, exagera, se queja, ..., de algo que no ha pasado. Está mintiendo. Está siendo una rata almizclera.

Además, el árbitro, sobre el que ya había una sospecha, saca la roja así, a lo valiente. Como si estuviese esperando una oportunidad como esa. Un tipo que cobra UNA PASTA (mas o menos 18000... mensuales) por hacer esa chapuza. UNA PASTA que ya quisiera yo por hacer algo bien. Y yo he sido árbitro en alguna ocasión, y es complicado, y todo lo que tu quieras, pero esto es un deporte, una actividad de diversión, y ese tipo está mandando a la caseta a alguien. Le está diciendo "eres un animal, vete a casa y no vuelvas" a alguien que no ha hecho nada.

Servidor era famoso en el colegio por no copiar NUNCA. Y una vez alguien se copió de mi, y me cayó la acusación de haber sido yo el que había copiado. Pero se hizo justicia, y otro profesor, sabiendo mi código ético, acudió en mi ayuda y dijo que no, que yo no copiaba. Que sacaría mejores o peores notas, pero Ramón no copia.

Si llega a pasar lo contrario hubiera sido una injusticia, y mi fe en la humanidad hubiera bajado. Y algo así ha pasado con esta jugada. Me da un poco más igual cómo quedase el partido, la liga, y la próxima temporada. No me gusta participar de ese circo.

El otro día oía al presidente del Valencia decir que quería que el Valencia cogiese como emblema el juego limpio. Si así fuese me sentiría orgulloso de ser del Valencia aunque bajasen a Preferente. Por desgracia parece ser que debo ser una excepción, porque la mayoría sigue prefiriendo que entre en este juego de competitividad extrema.

No me va a dejar de gustar el fútbol (es un deporte que aunque ya no practique me sigue pareciendo muy bonito... cuando le dejan), pero a día de hoy algo ha muerto dentro de mí con este lance. Ahora viene la confederaciones, los fichajes, el verano, la pretemporada y la temporada que viene. Pero mientras no vea que ese plan de Salvo se lleva a cabo, y siga viendo trampas, chapuzas e injusticias en algo que debería ser diversión y buen rollo, como que pierde un poco la posible magia que pueda tener.

0 comentarios: