Casarse

viernes, diciembre 02, 2011

Escribo esto mucho más tarde que cuando ha sucedido, pero creedme que hasta ahora no he tenido tiempo. Servidor, como sabréis la mayoría, contrajo matrimonio el día 9 de Septiembre de 2011 con Asia. Es, sin duda, el acontecimiento más importante para mi durante este año, y posiblemente de mi vida hasta ahora.

Una boda es algo que se puede vivir de maneras muy diferentes, y que además, una vez ya ha pasado, tiene multitud de aspectos que dejan huella. Servidor, que es más de contenido que de continente, no le da casi importancia a temas como las flores, el sitio, la vestimenta o el banquete. Siempre he dicho que si mi boda ejemplo fue la de mi primo Eduardo, que mi madre me avisó 20 minutos antes de que tuviera lugar, fui de paisano, eramos poquísimos, con las guitarricas y demás en la celebración (religiosa), y además el banquete consistió en bocatas y algo así en una mesa.

Asia, en cambio, como según cuentan casi todas las mujeres, llevaba pensando en mil y una cosa de la boda desde casi antes de nacer. El vestido, el escenario, la celebración, la familia, las fotos ... mil y un detalles que , desde un punto de vista objetivo creo que quedaron de muerte. Y lo mismo se puede decir de mi ropa, que creo que fue un acierto. De hecho, es una ropa que puedo utilizar cada vez que quiera, porque no fue "un traje de boda", sino diferentes piezas (nuevas) que creo que quedaron bien, y luego las he utilizado para otros temas.

En cambio, hay dos cosas que si me importan:

A) Mi mujer :D. Casarse es la confirmación, hasta nueva orden, de que dos personas se aman. En mi caso, que soy cristiano, además quiero compartirlo con el de arriba. Es, posiblemente, el acto de amor público más grande que se puede hacer.

B)El resto de seres queridos. La gente cree que no tengo enemigos. Que me llevo bien con todo el mundo. Y es relativamente cierto. Si por mi fuera, hubiera invitado a mi boda a medio planeta. En serio. Debido a limitaciones del espacio, tuvimos que hacer encaje de bolillos con esas 120 plazas. Al final vinieron 119 personas, y creo que invitamos a 160 por esa regla de tres que siempre te fallan X. Pues funcionó :D. Me supo mal, pero me sorprendí gratamente viendo a esa gente cómo disfrutaba de la boda. Reconozco que hicimos todo lo que estuvo en nuestra mano para que ellos se lo pasasen de miedo, pero no esperaba que saliera tan bien. Desde aquí, gracias a todos :D.

Y para finalizar, un par de consejos. En terres valencianes o similares, casaros antes del verano. Porque Agosto es EL HORROR para hacer nada. Yo me casé en Septiembre, y estuvimos peleandonos con medio planeta. Además, luego cuando todos vuelven a currar, tu te vas (en mi caso fue asi) de viaje de novios, y cuando vuelves de tus vacaciones es como si fueras 3 semanas más tarde que el resto de la humanidad. Suerte con el tiempo :D.

Y dicho esto, mañana, otra cosa más.

0 comentarios: