Sobre la huelga de futbolistas

sábado, agosto 13, 2011

Como sabréis, los futbolistas españoles están en huelga. Como sabréis también, a mi me gusta el fútbol. He sido jugador (malo), entrenador (un pelín mejor), desarrollador de videojuegos de fútbol (el más potente se canceló), y he visto mucho fútbol en esta vida.

Pero considero que el fútbol es una afición. Un hobby. Nunca he cobrado por realizarlo, y mucho menos he pensado en vivir de ello.

Pero, para bastante gente, el fútbol es un negocio donde se mueven, en la actualidad, miles de millones de euros... y personas. Una religión, un motivo para vivir, una obsesión para mucha gente.

Los clubes, en España, viven en la mayor parte de los casos endeudadísimos (cientos de millones de euros en los casos más flagrantes). Apoyados por el convencimiento de arrastrar a millones de personas, se permiten endeudarse más, y además exigir a otras entidades.

Y los futbolistas, ya sabemos, ocupan más portadas que los más prestigiosos científicos, que si no te dicen que es el que inventó x y o z, te parece un friki de cojones.

Y así va España. Somos campeones del mundo, de europa, sub 17, sub 19 y puede que sub 20. Y también de baloncesto. Eso sale en todas las noticias, televisores, periódicos. Reciben dinero público y privado. Pero en cosas mucho más importantes no sólo no somos campeones, sino que en el mejor de los casos estamos en el pelotón de la mediocridad.

Gente , que en muchas ocasiones, tiene el cerebro sin amueblar, porque les empezó a llegar dinero a manos llenas antes de que acabasen la educación más elemental. Y que, eso si, a la primera que pueden se compran un coche impresionante. O se pegan unas juergas y unos viajes de escándalo. Y todo esto mientras tenemos una recesión global (o eso apuntan algunos) y en el cuerno de África se mueren de hambre.

Así que ahora, ellos se amotinan. Porque también hay compañeros que no cobran tantas salvajadas. Y lo que es peor, compañeros que han cobrado, a los 20 años de edad, más de lo que yo he cobrado en mi vida, pero que al habérselo gastado todo en coches y fiestas, ahora no tienen de qué vivir.

Así que por mi se pueden ir a la huelga, que están en su derecho. Pero quedarse ahí, de huelga. Y que la sociedad (en este caso, española) se despierte de una vez de ese letargo al que están imponiendo jugadores, representantes, equipos, medios y aparatos políticos. Que luego esa misma gente que apoya esto, se queja de la visita del papa, de que la religión es el opio del pueblo, y demás. Y a ver si entre todos sacamos esto del desastre antes de que sea demasiado tarde.

Y ahora podíamos decir eso de PO - DE - MOS :D

0 comentarios: