Sobre centralismos, independencias, y demás zarandajas

viernes, enero 30, 2009

Este tema lo quería tocar hace tiempo, pero pasaban los días y se quedaba ahí aparcado.

Como persona no madrileña, y no angloparlante, me ha tocado sufrir los centralismos establecidos. Los alicantinos, castellonenses o gentes de zonas alejadas dirán que al menos he vivido siempre (o casi siempre) en "el cap i casal del regne". Y los más tremebundos me dirán que al menos no vivo en el tercer mundo.

Y es que la historia la escriben, no sólo los que ganan, sino los ricos en dinero o poder. Y en este caso los anglófonos > castellanoparlantes, y los madrileños (de nacimiento o habitantes de Madrid) > valencianos. Es sencillo.

El problema radica cuando este centralismo ciega. Y se convierte en algo parecido al egoismo o al egocentrismo. En un "si algo no pasa cerca mío no existe", o en pensar que si no lo ves no ocurre.

Contra esto surge, en gran parte, el independentismo. El problema radica que el independentismo no es más que otro centralismo, pero alejado del centralismo anterior. En el caso que me ocupa, el catalán, es lo mismo, igual igual, pero cambiame Madrid por Barcelona.

Lo bonito, lo ideal, lo chachi, sería ser capaces de pensar en abierto. De entender que lo que le afecte a una persona que esta no a cientos, sino a miles, de kilómetros de ti, de alguna manera te afecta. Me gustaría que la gente tuviese una capacidad de viaje mayor, que se fomentase viajar, para un mayor aprovechamiento de los recursos, y una capacidad de entendimiento del otro mejor. En el caso español, que aprendamos del caso estadounidense. Nadie se queja porque un evento tenga lugar en la catorceava ciudad más grande del país, en cambio, en España, si sucede en la tercera, deja de hacersele caso...

3 comentarios:

Javier dijo...

Primer punto, seguro que en Madrid se gana más, pero también es mas caro vivir. Creo que lo comido por lo servido nos quedamos más o menos todos a la par, (al menos los ciudadanos de a pié).

Por otra parte no creo que no se haga caso a eventos que se organicen en ciudades más pequeñas en España. Por ejemplo cuando se organizan eventos deportivos como la F1 en Valencia o las competiciones de motos de Jerez o Cheste, parece que atraen a bastante público.

Jose dijo...

No decías que ibas a hacer menos cosas pero mejor! Pues ya te vemos, casi casi a 2 post por día!

zumito dijo...

eso pasa porque las fronteras significan más de lo que deberían.