Sobre la fidelidad a una marca

martes, junio 10, 2008

Enlazando con el tema que ayer Xavier Carrillo estuvo en la keynote de Apple, llevo un tiempo pensando en el tema de la fidelidad a una marca.

Tal vez sea porque yo llevo mil años descreído (desde que SNK dejó de producir Neo geo pockets dos meses después de sacarlas aquí), pero hace tiempo que cuando veo una marca no babeo.

En cambio, si que puedo presenciar, sobretodo en el mundo geek, una serie de afinidades curiosas. En el mundo normal también hay afinidades, pero son del rollo "Sony hace buenas teles" o "los coches de Citroen tienen buena suspensión".

El caso es que ver como los nintenderos defienden su consola, o como los pleisteros dicen que Killzone o Motorstorm son juegos que cambiar la faz del entretenimiento electrónico, son cosas como para hacerselas mirar.

Pero mucho más es el amor que tienen a Apple. Ojito, esta gente hace buenos productos. Pero más allá de buenos productos (pongamosle, una nota de un 7), el hype provoca que la gente los vea como LOS PRODUCTOS (digamos, una nota de 9-10).

Tal vez es que yo, como he dicho antes, sea un pelín descreído. Pero si quitamos ese hype (que los maqueros dicen que es el halo de Steve Jobs. Ayer ví la conferencia y era algo parecido a lo que hace Nintendo, Sony o Microsoft en sus presentaciones. Vamos, nada nuevo), los productos no me parecen tan tan tan la leche.

En fin, como dije hace no demasiado, sed un pelín críticos a veces ;).

5 comentarios:

javi santana dijo...

tú lo que pasa que estás contra nintendo, viva la wii!!

qué razón tienes.

Julio Gorgé dijo...

Apple leads, the rest follows. Y Javi… dentro de poco os veo programando en Cocoa ;)

/vuelve a la rutina de recargar la página de movistar de manera obsesiva

Nae dijo...

Evidentemente, Julio, esta entrada estaba dedicada a ti :P

javi santana dijo...

sí, todos hemos pensado en zae.. :)

Marisol dijo...

Tienes toda la razón del mundo, quizás no sea cuestión de adorar ciegamente una marca, es como las personas, la perfección no existe, todo tiene su lado bueno y malo.
Hay que ser más críticos y menos cerriles!